¿Y dónde está esa gran serie?

Esta temporada ha sido un caos seriéfilo con tantos estrenos, pero la verdad que ninguno ha terminado de convencerme. Me he encontrado con series decentes y algunas buenas pero no hay nada espectacular. A pesar de que la gran apuesta de todos era New Girl, el hecho de que su primer episodio hubiese sido spoileado en las promos le ha quitado bastante encanto y ahora mismo no sé si no me reí tanto con Zooey porque ya me sabía los chistes o si en realidad es que no tiene tanta gracia (pido a Joss que sea lo primero).

La gran mayoría de estrenos aprueban por los pelos, y no soy la única que ha pensado lo mismo, porque Alberto del blog Asesino en serie ha escrito sobre esto. Y es que Free Agents que me pareció buena en su primer episodio, en el segundo se desinfla, sigue estando bien, sobre todo comparando el panorama televisivo de la temporada. De las comedias de este año sólo me he reído con Up All Night y Whitney y ninguna de las dos es espectacularmente buena, muchos las odian, sin embargo me han sabido entretener. La comedia que ha hecho un poco más de gracia a los espectadores ha sido la de 2 Broke girls pero su estilo de sitcom de los noventa no me va y la exageración de las actuaciones me echa para atrás (algo que me pasa siempre con este tipo de series).


La vuelta de Sarah Michelle Gellar con Ringer tampoco ha impresionado a nadie, llama la atención el parecido del argumento con The Lying Game de ABC Family, que la podríamos considerar la versión teen de la serie. En las dos pasa lo mismo, el argumento es aburrido, la intriga parece sacada de una telenovela y a Sarah Michelle Gellar no te la crees cuando habla con ella misma (que le de clases Ana Torv) y menos cuando los cromas son tan cutres. The Secret Circle era otra de las propuestas de The CW, una serie teen de brujas para aprovechar el tirón de Vampire Diaries, pero una cosa es aprovechar el tirón y otra es hacer la misma serie cambiando los nombres y poner hechizos en vez de colmillos. Los personajes sosainas cansan y en este tipo de series me cansa que la protagonista siempre sea mega perfecta. Viniendo de Kevin Williamson, adorado por mí por crear Dawson Crece, esperaba que volviese a sus inicios y creara personajes interesantes ¿dónde está la Joey Potter de nuestro tiempo?

En dramas tenemos a Homeland que ha sido la única que me ha parecido genial, porque Person of Interest aunque está bien no sé si funcionará sin una trama central y dedicándose sólo a tramas episódicas, después tenemos Unforgettable que encima tiene el título perfecto para burlarse de la serie, porque aunque es correcta, es más de lo mismo y te olvidas de ella en cuanto termina el episodio (una pena porque Dylan Walsh de Nip/Tuck me cae muy bien), The Playboy Club me gustó pero he de reconocer que su trama parece sacada de los típicos episodios de flashbacks en los que en una serie de repente se encuentran todos en una época pasada, que si una conejita que quiere ser cantante y la mafia la persigue. Lo dicho trama de flashback y Pan Am ha estado bien pero tampoco me ha enganchado.

Menos mal que me quedan Supernatural y Fringe que han vuelto ambas dejando a los espectadores locos perdidos y con ganas de más, pero echo de menos una nueva serie que me fascine. ¿Dónde está?

Fuente fotos: Nosologeeks.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *