Un emoji no vale más que mil palabras

No me gusta comunicarme a través de emojis. Lo odio un poco la verdad. Veo que estáis todos muy flipados con caritas sonrientes, nubes, corazoncitos, arcoiris, berenjenas o corazoncitos y a mí me parece todo un poco infantil.

Tiene su gracia supongo, pero ya está. Lo que hay que hacer es aprender a usarlos con moderación porque aunque se diga que una imagen vale más que mil palabras (y a veces lo dudo) un emoji no vale más que mil palabras.

maxresdevfault

Suficientes problemas de comunicación tiene nuestra generación como para encima dejar de expresar nuestros sentimientos con palabras y hacerlo con un puto smiley. Luego llegan los vacíos conversacionales, los no sé cómo decirte lo que siento y el quedarse sin palabras cuando tienes a alguien a la cara. Llegará el momento en el que en una conversación a viva voz tengamos que decir textualmente “carita guiñando” o si fueséis de los de antes “punto y coma, paréntesis”.

Con lo bonito que es escribir, leer, hablar y escuchar y están ahí los emojis quitándole todo el sentimiento al asunto. Menos emojis y más hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *