Tus ganas de trabajar tienen un precio

Querer trabajar tiene un precio y no me refiero al precio metafórico del esfuerzo, sino a cash, efectivo, guita, saca los billetes y paga. Y pensaréis ¿pero cómo pago si no tengo trabajo? Yo no lo tengo claro la verdad pero existen muchos portales y empresas que se dedican a ayudar en tu búsqueda de empleo por un precio razonable o no.

Siempre estarán los portales que tenemos ya más que vistos como Linkedin que cuentan con planes gratuitos y los denominados premium donde por una cuota determinada obtienes más posibilidades de que las empresas se fijen en ti o características que los de las cuentas gratuitas no se benefician. Entre estos portales nos encontramos con el de experteer.es que está pensado sólo para ejecutivos (o sea los que tienen pasta de verdad) pero los demás portales para gente de a pie, los que cuando vemos lo de los cinco o más años de experiencia nos llevamos las manos a la cabeza, lo de hacernos cuentas premium no lo entendemos mucho.

landscape_nrm_1422292526-hannah-girls-on-laptop

Sin embargo al menos siempre estarán las cuentas free, tendremos que pelear entre 300 cvs mandados pero alguna vez suena la flauta y hasta te llaman (aunque lo de que te contraten es otra cosa). Lo terrible de pagar por trabajar es que haya empresas que se dedican precisamente a la formación (no cito nombre, pero supongo que más de uno sabe cuál es) donde te ofrecen cursos para mejorar tu curriculum, cómo enfrentarte a una entrevista de trabajo, cómo conseguir el trabajo de tus sueños por unos mil euros. Hace poco alguien criticaba en un comentario a esta empresa por poner un precio tan elevado a personas que supuestamente están en el paro y ésta se defendía porque su trabajo, el material que propone y su esfuerzo también tienen que ser compensados. Y aunque no le falta razón ¿no le está pidiendo un esfuerzo monetario a un público equivocado?. Quizás no porque la desesperación puede mucho y porque también hay mucha gente, sobre todos jóvenes que aunque tienen comodidad económica gracias a sus padres desean trabajar.

Lo gracioso de esto es que precisamente estos servicios de mejoras de posibilidad de contratación laboral debería ser una labor de los ayuntamientos y en Andalucía por ejemplo funcionaba Andalucía Orienta que pronto dejó de recibir la ayuda pública necesaria para funcionar y cuando «funcionaba» digamos que no lo hacía muy bien: sólo te ofrecían ofertas de tu localidad, a veces los funcionarios no sabían cómo funcionaba tu profesión ni el ámbito en el que te movías, y las consultas consistían en: hay una oferta, te rellano los datos a ver qué pasa. Y ojo con encontrar una empresa tú porque aunque encontraras una empresa interesada en contratarte gracias a este servicio, el trabajo se lo podía llevar otro porque «es que esto lo hace todo la máquina, si no sale tu nombre como primera opción…»

01-girls-04-1024-680x382

A mí desde hace unas semanas me llega un email de una empresa que dice haber visto mi trabajo en un portfolio (uno imaginario porque no he participado en ninguno) y que le encanta mi trabajo. Buscan que me apunte a su web, un portfolio digital para mostrar mi trabajo (supongo que estará más especializado para publicitas, ilustradores…) y revisando si alguien más había recibido este tipo de emails me encuentro a varios usuarios hablando del tema donde explican que para que tengas posibilidad de encontrar trabajo a través del portal tienes que ir pagando cada vez más.

Está claro que en esta vida siempre habrá alguien que se aprovechará de las desgracias ajenas pero pedir dinero a alguien para que tenga posibilidades de trabajar es excesivo (porque ya no es ni pagar por trabajar). Aunque claro teniendo en cuenta cómo vivimos los freelance en España no me extraña que esté así el panorama si es que la picaresca nace ya hasta en el propio gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *