‘The Girls': todo un éxito en Instagram

The Girls de Emma Cline me ha parecido una novela correcta. No me ha entusiasmado y a pesar de que lo compré antes de su boom en Instagram (la culpa la tiene su portada tan fotogénica) me esperaba mucho más de ella.

Si no sabéis de qué va os lo cuento brevemente: Evie es una adolescente de clase media que se involucra con los miembros de una secta (inspirada en el caso de Charles Manson).

Mi problema con esta novela no ha sido, como muchos puedan pensar, que no se haya centrado en las partes gores o siniestras del universo de las sectas. Yo entendía que esta novela iba a analizar, desde una perspectiva de roles de géneros, cómo alguien puede caer en este tipo de redes. Sin embargo, lo que me he enocntrado ha sido bastante decepcionante.

Ni me ha parecido que la novela refleje bien la manipulación masculina, ni la psicología de los personajes. Emma Cline se centra en su protagonista, Evie, mientras  deja de lado a personajes como Suzanne (la chica más conocida del grupo) o Russel, el líder de la secta. No pretendía una justificación de los crímenes, ni entender por qué los llevan a cabo, porque este tipo de cosas nunca tienen razón de ser. Pero Evie me ha parecido un personaje plano y poco interesante. Una chica cuyo único dilema es que sus padres están divorciados y no se entiende con su madre. A veces, la intensidad con la que vivía situaciones rutinarias me hacía recordar a Claire Danes en Es mi vida. El problema es que mientras su historia es aburrida, la del resto de personajes podría haber captado nuestra atención, pero Evie solo se centra en sí misma, tanto la Evie adolescente, como la Evie adulta que narra los hechos.

En un momento de la novela, Evie adulta recuerda cómo en su adolescencia pensaba que ella y Suzanne pasaban por lo mismo, que eran iguales, pero ahora con los años se daba cuenta de que ella era una niña privilegiada que no podía comprender la vida tan miserable que había tenido Suzanne. Interesa más la psicología de esta, que la visión idealizada que tiene de ella su protagonista. Y aunque dejar a Russel de lado parece una decisión acertada, ya que Evie no está allí por él, se pierde la oportunidad de profundizar en el proceso de manipulación que lleva a todas estas chicas a seguirle. Hay elementos que están ahí pero Cline pasa por encima de ellos. Tampoco es necesario dejar todo mascado al lector, este debe poder pensar y llegar a conclusiones por sí mismo, pero hay ciertos aspectos que podrían haber sido analizados más ampliamente.

El libro se divide en dos tiempos, la Evie adulta se encuentra con una joven pareja y mientras recuerda el pasado con Russel, es interesante ver cómo esa manipulación del líder no difiere mucho de la que realiza el chico con su novia. Sin embargo, de nuevo, se pasa por encima y se queda en nada.

Ni por asomo puedo decir que sea una mala novela (ni tampoco soy quién para decirlo) pero no es tan buena como tantas fotos hay de su portada en Instagram.

 

 

PiliHalliwell

About PiliHalliwell

Periodista adicta a las series de televisión desde que tengo uso de razón. Community Manager adicta a las redes sociales. Blogger apasionada por el mundo del SEO y curiosa por naturaleza lo que hace que lea mucho y me arruine comprando libros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>