¿Qué le deparará a House ahora? Ni lo sé, ni me importa. Spoilers final 7

No puedo decir mucho sobre esta temporada porque no la he visto al completo. Pero House siempre ha sido una de mis series favoritas, recuerdo sus primeras temporadas y sus salidas de tono que pronto convirtieron al personaje de Hugh Laurie en todo un icono televisivo. Pero a medida que han ido pasando las temporadas, no he podido seguir la serie al mismo ritmo que la principio y he tenido que ir renegándola a ese rincón de las series por retomar.

Pero de siempre he sido muy curiosa, y más de una vez he echado un vistazo a capítulos sueltos por ver que se cuece en el hospital de Lisa Cuddy, la cual en este final de temporada se despedía de la serie, otra razón que me ha inclinado a ver el episodio.

Ojo spoilers.

Para ser sincera, he pasado bastante del capítulo, me he centrado en la trama de House y Cuddy porque era lo que verdaderamente tenía interés en este final.

A mí que House y Cuddy rompan no me supone ningún problema, aunque me gusta la pareja, entiendo las posibilidades que una ruptura puede provocar en un argumento y en un personaje. Sin embargo, me he encontrado con algo más que con el final de una relación sentimental, me he encontrado con el final de un personaje que siempre he adorado y odiado a partes iguales.

Porque House es un cretino, un sinvergüenza, un egoísta…y muchas cosas más que lo hacen detestable, pero también era concienzudo y aunque él no lo admitiese, tenía corazón y le importaban los demás. Muchas de las atrocidades que ha realizado a lo largo de los años, tenían una motivación, totalmente fuera de sí y exagerada, pero eran motivadas y casi siempre por el bien de alguien conocido. En la segunda temporada rechaza a su ex mujer, la hunde pero no es porque no la quiera, todo lo contrario, lo hace porque sabe que él es un cretino y que puede hacerla sufrir. Y esa lógica perversa le ha acompañado durante estas siete temporadas.

Pero buscarle la lógica y la motivación a lo que ha hecho en el final de temporada, es trabajo arduo. Hasta dudo de que los guionistas conozcan las razones. Porque House tenía límites y esta vez se los han saltado.

Después de ir a casa de Cuddy a devolverle un cepillo del pelo (que puede que tenga un significado oculto, pero yo no lo pillo) ve por la ventana a Cuddy con unos amigos y su nuevo pretendiente (porque que se sepa todavía no son nada) recogiendo la mesa. House se enfada y se marcha a toda pastilla en coche, pero decide dar la vuelta y empotrarse con coche incluido en casa de Cuddy. Dejando el salón destrozado mientras Cuddy aterrorizada es incapaz de mediar palabra, como los espectadores que presenciaban la escena.

Lo más fuerte de esta escena es que no queda claro si House quería hacer daño físico a los presentes. Aunque se ve que están recogiendo la mesa, House no puede estar al cien por cien seguro de que no habrá nadie en esa habitación y decide correr ese riesgo. Y esta escena tan macabra me produce sentimientos encontrados porque ¿es una evolución lógica en la personalidad de House? Me resulta curioso que habiendo una serie sobre un psicópata (Dexter) sea House el que haga algo tan cruel sin justificación alguna, sólo porque esté cabreado. Porque House cuando hace algo cruel, sobre todo cuando lo hace a personajes que le importan, lo hace con una motivación que para él tiene lógica y llegamos a aceptarlo porque lo entendemos.

Y si quieren decir que esta es la misión de este personaje, si esto es lo que se espera finalmente de él, deberían haber terminado la serie con ese momento, porque nadie puede perdonar algo así. Ni Cuddy, que ahora tiene mucho sentido su marcha, ni los espectadores (al menos yo). Muchas veces he odiado a House por las cosas que ha hecho y otras le he querido pero ahora le he perdido el interés y el respeto. ¿Qué le deparará en la octava temporada? Ni lo sé, ni me importa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *