No a los comentarios

A principios de año quise hacer una reocpilación de los horribles comentarios que aparecían en redes sociales. Sobre cualquier tema. Mi idea era hacer un artículo hablando sobre el odio generalizado que se respira en la sociedad. Porque Internet es la sociedad. A la semana de leer burradas tras burradas, noté que me deprimía. Me quedé mirando a la ventana pensando «esta gente está ahí en la calle, existe». Porque aunque muchos son trols que dicen lo que no se atreverían a decir en la calle, gente cobarde que se esconde detrás de un avatar y un nick, muchos de los comentarios que yo leía eran de personas que orgullosas comentaban con nombre, apellido e imagen.

 

Esos comentarios iban desde frases racistas o machistas hasta muestras de ignorancia plena ante lo que se estaba comentando. Los me quedo con el titular y digo lo primero que se me pasa por la cabeza. Esta gente son el tipo de personas que da igual que les razone los motivos por los que no tienen razón, no escucharán nada de lo que dices porque no les importa el resto de personas, sólo ellos.

 

He visto páginas llenas de comentarios criticando las informaciones que allí se publican y sigo sin entender qué hacían esas personas allí. Si no te interesa algo, olvídalo, pero no lo busques y no comentes. Insultos, críticas y la manía de juzgar la vida de los demás con comentarios escritos desde tu casa cuando no conoces a la persona que estás criticando siempre me ha parecido repugnante.

 

Por cuestiones profesionales además he tenido que lidiar diariamente con este tipo de comentarios y ha llegado a afectarme anímicamente. Tanto odio hace daño y a lo mejor a mí tampoco me interesaba el contenido que se publicaba pero no se me va la vida en insultar, menospreciar u odiar algo que ni me va ni me viene. Y luego nos reímos mucho o infravaloramos en las redes a los CMs de distintas marcas cuando meten la pata, pero en serio, se merecen todo el respeto del mundo porque con la cantidad de barbaridades que leen a diario es incomprensible que no hayan perdido los papeles.

 

Yo ahora mismo necesito alejarme de este mundo de haters que parece que es Internet por cuestiones parecidas. El leer frivolidades, o críticas de unos a otros me está afectando más de lo normal. Así que hago limpieza de todo un poco y desde luego me niego a seguir leyendo comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *