Lo importante es que sólo sea a veces

Hoy en Twitter leía «A veces tener pareja es un puto asco» y yo he contestado «Y no tenerla también». Y como mi cabeza funciona así, lee una frase, de esa frase, pasa a una idea y de esa idea a un artículo…en medio segundo ya estaba dándole a añadir nueva entrada.

Porque lo importante es que sólo sea a veces. Tener pareja es un puto asco a veces porque dependes de una persona que no eres tú. Como no eres tú es imposible que siempre piense igual que tú, que quiera las mismas cosas que tú, que le gusten las mismas cosas o que quiera hacer las mismas cosas que tú. Es imposible. Y es un puto asco. También están las malditas inseguridades, porque no podemos leer la mente y nunca sabremos si detrás de ese «no me pasa nada» hay un «me pasa algo» aunque por experiencia sabemos que siempre, pasa algo. Y lo que pasa puede ser una chorrada o no, pero tenemos la manía de no decirnos las cosas a la cara, ni a la cara ni por escrito. ¿Cuántos whatsapps sin contestar? ¿Emails por leer? ¿Mensajes vistos pero no contestados?

I-love-you.

No sabemos qué decir porque vamos a ofender. O a lo mejor sinceramente no pasa nada. Se ha agotado la batería, no has tenido tiempo, se te ha olvidado…pero no leemos la mente y pensamos que pasa algo. Y por estos motivos tener pareja a veces es un puto asco. Y sobre todo lo es cuando te quieren cambiar. Te tiene que gustar esto, tienes que hacer esto o aquello, tienes que cambiar de actitud, es por tu bien…La gran mayoría de las veces no es por el bien del otro, simplemente quieres que tu pareja se acomode a ti. Que sea tú. Que piense igual que tú, que quiera las mismas cosas que tú, que le gusten las mismas cosas o que quiera hacer las mismas cosas que tú. Pero es imposible.

Y entonces acabamos no teniendo pareja. Y a veces es un puto asco. Eres más libre. Nadie te dice cómo debes actuar o qué hacer. Si lo hacen, son tus padres y todos sabemos que no les vamos a hacer caso. Pero a veces es un puto asco. Porque estar sola, a veces lo es. A veces te jode ir a todos sitios sola, al cine, a comer, a comprar, a pasear…a veces odias irte a dormir sola. Después de un día de mierda necesitas a alguien a tu lado que te abrace, que te quiera. Pero estás sola y es un puto asco. Como es un puto asco cuando quieres a alguien pero ese alguien no es tu pareja. Amores no correspondidos y esas mierda. Y entonces no tener pareja es un puto asco porque sueñas que la tienes, que es esa persona. Y a veces te jode no poder hacer las cosas de pareja con esa persona.

Pero también tienes otras cosas buenas. Si no te da la gana de arreglarte, no te arreglas, puedes tener el cuarto todo lo desordenado que quieras, no molestas a nadie si te quedas hasta las tantas con el ordenador encendido, no tienes que pelearte por quién se queda con la manta, no escuchas a nadie roncar a tu lado, ni pasas calor con alguien pegado, nadie te pregunta a dónde vas, con quién, a qué hora vuelves. Haces lo que te da la gana.

Pero siempre llega el domingo y te acuerdas de esa persona y de las ganas que tienes simplemente de ver una peli tumbada en el sofá con una mantita y esa persona a tu lado. Por eso lo importante es que sólo sea a veces, que a ambas situaciones le podamos ver su lado bueno y su lado de puto asco. Aunque a lo mejor la relación perfecta es la que funciona con sólo a veces. Tener la libertad que uno quiera pero tener a alguien que le quiera. Algo que parece imposible porque para hacerlo habría que ser honesto y en estos casos siempre se elige vender una relación de siempres cuando uno de ellos vive en el sólo a veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *