De los 15 minutos de fama a la viralidad

En el libro Marketing Viral de Sivera Bello se nos explica que el término en sí lo usó por primera vez la revista PC User en 1989 en relación al enfrentamiento entre Macinstosh y Compaq debido al éxito que tenía el primer sistema operativo sobre el segundo. Fue luego en los años noventa cuando se popularizó el término gracias a Juvertson y Draper que analizan el éxito del cliente de correo electrónico Hotmail y que luego retomaría en 1996 el profesor Douglas Rushkoff en su libro Media Virus. En su explicación Rushkoff exponía que una información para un usuario interesado podía ser compartido a otros usuarios lo que provocaría la expansión de esa información de la misma forma que lo hace un virus.

El mundo del marketing digamos que se frotó la manos con la era de Internet porque podían trabajar mucho una campaña que ya luego el usuario haría el resto. Pero la publicidad convencional ya no funciona porque no interesa y es por ello que vivimos ahora en una constante batalla campal de marcas realizando acciones divertidas o espectaculares para conseguir su objetivo. ¿Quieren que veas MTV? Hacen un video sobre el apoyo a la castidad entre los jóvenes con el Amo a Laura, quieren que bebas Red Bull, lanzan a un hombre desde el espacio. ¿Y todo esto para qué? La solución es igual de sencilla que como cuando la publicidad consistía en la repetición una y otra vez de un eslogan: compra, consume.

Muchas agencias de publicidad se obesionan con lo viral, en muchos Másters especializados hablan de la importancia de las campañas virales y a veces no tienen en cuenta que si algo se hace viral es gracias al usuario, a aquel que intentas convencer y que has dejado en una posición de poder sobre tu marca porque por mucho que hayas gastado, por mucho que hayas trabajado si a los usuarios no les interesa lo que estás contando da igual que digas que estás haciendo marketing viral porque no lo estás haciendo. En la publicidad precisamente no todas las campañas funcionan pero si algo ha conseguido el marketing viral es contagiar, ya no sólo a los usuarios, si no a la prensa.

Andy-andy-warhol-70925_1024_768

Muchos medios de comunicación han añadido secciones de contenido viral a sus portales y estos se llenan de videos de gatitos, noticias sobre pedidas de manos emotivas, accidentes escalofriantes o memes absurdos. Los medios de comunicación se han convertido en ese colega que te pasa fotos graciosas por WhatsApp. Este contenido viral llega a hacer a ciertas personas incluso famosas porque ahora algo que has publicado en Facebook o Twitter (dependiendo de la privacidad que hayas elegido en estas redes) puede llegar a aparecer en el sumario del informativo de la cadena con más audiencia. Llegarán algunas entrevistas, algunos artículos, incluso alguna aparición en algún programa de televisión y cuando la historia canse, llegará otra.

Otra nueva estrella con sus quince minutos de fama, esta vez alargados a semanas, y como un virus se repetirán titulares: No creerás lo que hizo esta mujer cuando supo de la infidelidad de su marido, descubre la historia de Juan y de su perro Micky que ha revolucionado las redes sociales…incluso entre las grandes tragedias del mundo intentarán vendernos ese contenido viral: el superviviente del atentado que canceló su viaje a última hora, la emotiva carta a su mujer fallecida se convierte en viral…Cuando llegas a leer día tras día toda esta sobreinformación te planteas dónde está el límite ¿cuándo se romperá la burbuja de lo viral? ¿Cuándo dejarán de hacernos gracias los videos con gatitos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *