Crítica Something Borrowed

Desde que vi el tráiler de esta película no era de las mías. Sin embargo la adorabilidad de Ginnifer Goodwin hizo que anoche me dispusiera a verla.

No es tan mala como me imaginaba. La historia en realidad es interesante en el terreno de las comedias románticas porque siempre suelen poner a la protagonista como la víctima inocente y aquí es Rachel la que mete la pata.

Lo que no me ha gustado es la imagen que han dado de Darcy. Personaje que está hecho plenamente para que te caiga mal y desees que el novio la deje. Ella es la mala y con eso perdonamos los cuernos ¿no?. Si ya habían sido originales mostrando que esta vez la culpa la tenían los protagonistas, no veo adecuado esa justificación en el personaje de Darcy que da la razón para que esto haya pasado (y no quiero soltar muchos spoilers).

Como fan de John Krasinski que soy, no entiendo cómo éste no ha sido el galán de la película. Me he llevado shippeando Rachel/Ethan desde el maldito tráiler y eso que sabía que la historia no iba de ellos. Es más, pensaba que a él ni siquiera le gustaba ella. Su personaje ha sido uno de los mejores, adorable y certero en todos sus comentarios y consejos sobre el triángulo amoroso. Después resulta que estaba enamorado de Rachel y mi fan no podía entender cómo ésta no caía en sus brazos.

Y es que hay que tener en cuenta que por muy bonita que sea la relación de Dex y Rachel, el chaval es un sosaina sin personalidad, es más ese es su principal problema durante toda la película. Se deja manipular por todo el mundo y hace lo que todo el mundo espera que haga, aunque eso no le haga feliz. Rachel está cortada un poco por ese patrón pero sus acciones son mucho más interesantes y tiene más carisma (tampoco mucha más).

En general una película entretenida pero con personajes muy flojos y un John Krasinski que se sale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *